sábado, 2 de junio de 2012

Eres lo que piensas.

Eres lo que piensas y lo que dices. Desde los antiguos filósofos hasta el conductismo y últimamente los P.N.L. se ha arguementado di diversas maneras una verdad simple y concreta, de como los pensamientos de una persona determinan su actuar, gran parte de sus momentos, de los resultados que tiene en su vida cotidiana.

Iniciemos con un ejemplo de nuestra vida cotidiana: esta computadora, es una herramienta ya indispensable en nuestros días. Tiene una serie de programas y comandos que basta darles la orden y ejecutaran una serie de procesos de los cuales nosotros nos vemos beneficiados. Su capacidad de memoria, la velocidad para procesar la información, los sofwares que usa son elemental en una computadora hoy en día. Así mismo funcionamos nosostros. Considere que nuestro CPU es nuestro cerebro, en el se encuentra la memoria, los programas que nos haran procesar la información y es ahí, en donde se dan los comandos para ejecutarlos. Y es precisamente aqui, en donde pondremos mayor énfasis; en los programas que agregamos a nuestro cerebro y que son los responsables de nuestros actos.

¿Cómo serían estos programas de los que hablamos? Estos programas son nuestros pensamientos, porque nuestros pensamientos es donde se crean las imagenes de nostros y a ellas se les ponen las palabras o conceptos y este conjunto hace que yo tenga un resultado. Es así de simple:  

mi pensamiento es de flojera y ya estoy generando una imagen en mi pensamiento de esa flojera, -me imagino acostado, tal vez viendo tv ó simplemente sentado comodamente- y esa imagen se convierte en palabras, "cuanta flojera siento" "me siento cansado, sin ganas de nada" y nuestro cuerpo efectivamente se siente cansado, sin ganas de nada.

Este es un claro y sencillo ejemplo de como nuestros pensamientos forman imagenes que se convierten en palabras y el resultado son los actos que nosotros llevamos a cabo. Nuestros pensamientos son esos programas que le dan órdenes e indicaciones a nuestro cerebro y por lo tanto este se encargará de mandar la información a todo el cuerpo para que ejectue una u otra tarea que le estemos designando.

Para concluir, hay que analizar que tipo de pensamientos tenemos, que programas y comandos le estamos dando a nuestro cerebro, puesto que todo lo que hacemos, todos nuestros actos y sobre todo el resultado de nuestro comportamiento, esta influido altamente por lo que pensamos y decimos. 

Es una tarea que debemos hacer de manera permanente, analizar nuestros pensammientos, la imagen que nosotros estamos creando de nosotros mismos y ver el resultado de esto. Si no nos gustan esos resultados entoces tendremos que cambiar nuestros pensamientos, nuestra imagen de nosotros mismos y lo que nos decimos a nosotros mismos. Puede sonar simple, pero tiene un tanto de trabajo, pues como Seres Humanos que somos, no es tan fácil desprendernos de nuestros hábitos y de nuestras costumbres.