martes, 19 de septiembre de 2017

1809

Preludio

Es momento de volver y replantear.

Despegue

Desde muy pequeño conocí el dolor y el padecimiento, en los primeros meses me vi envuelto en una serie de enfermedades que casi ponen en riesgo mi vida. Con tratamiento y los cuidados de mis padres salí adelante.  Pero fue hasta los 6 años cuando tuve conciencia de lo que es sentir el dolor en una de sus máximas expresiones; un accidente automovilístico hizo que estuviera más de 4 meses internado en el hospital y con altas probabilidades de perder uno de mis pies. La destreza de los médicos, el apoyo incondicional a mis papás de muchas personas y las oraciones y pensamientos positivos que muchos elevaron para mi recuperación y gracias a Dios, no pasó.
Resultado de imagen para pintura hospital
Fueron muchos días de trasfusiones sanguíneas en un brazo y en el otro litros y litros de suero. Las visitas de los médicos me fueron tan familiares, que incluso desarrollé la capacidad para diferenciar el ruido de las llantas de la camilla como la de las llantas que traían el carrito con el desayuno o la comida. Fueron muchas intervenciones quirúrgicas que mi  tolerancia a la anestesia fue en aumento, muchas veces desperté a mitad de las operaciones, pero el intenso dolor, me provocaba desmayarme, al menos esto sirvió porque los médicos se apresuraban a terminar la cirugía. Ese accidente además de marcar mi cuerpo, marcó mi vida.

Y también conocí el dolor ajeno. Aún recuerdo perfectamente las caras de mis papás, en ese proceso. Admiro la fortaleza de mi padre al tener que dejarnos a mi mamá y a mí en otra ciudad para irse a su trabajo y sacar de quien sabe dónde el dinero para todo lo necesario. Nunca supe como le hizo para manejar su tristeza, su angustia tal vez su desesperación. Creo que eso más que saberlo, tengo que aprenderlo por mí cuenta. 

 Admiro, reconozco y agradezco a mi mamá, que tuvo que dejar a mi hermana encargada y al cuidado de mis tías, para ella estar día y noche a pie del cañón allá conmigo y literalmente irse a vivir a una habitación de hospital. Tener un hijo en cama y otro lejos creo que no es nada fácil. No puedo ni imaginar lo que fue para mi hermana ver poco a mamá y llegar a un cuarto de hospital para verla.

Hoy reconozco que el dolor forma parte de la vida humana. Hay muchas cosas que nos impiden sentir cualquier tipo de dolor. Puedo decir que incluso se ha venido desarrollando una cultura anti dolor de la cual se quiere evitarlo a toda costa. Desde con medicina alópata como con tratamientos modernos y alternativos.

Resultado de imagen para pieEn mi experiencia, el dolor me hace sentir vivo, hace que mi atención se enfoque en este lugar donde lo siento y de ahí mi mente me lleva a pensar una serie de cosas, que me han llevado desde a replantearme caminos y tomar decisiones diferentes en mi vida. Como a valorar además de la salud física, a las personas que han estado conmigo de manera incondicional.

A pocos días de cumplir 40 años, he sentido ya el dolor que provoca el ser despedido de un empleo, la muerte de mi padre y de otras personas que les tengo buena estima y entre otros dolores mínimos pero que también han dejado su parte de aprendizaje.

Puedo decir que el dolor me ha ayudado a ver desde diferentes perspectivas, me enseña a pensar las cosas con otro enfoque, pero sobre todo, me ha enseñado a ser humano y que así como yo, otros más han tenido o tienen terribles dolores.

 Aplica te

He vuelto a escribir después de algunos meses de ausencia, pude haber escrito cualquier cosa, pero siempre me ha interesado compartir algo de lo que he podido aprender.

domingo, 7 de mayo de 2017

Procesión

Preludio

Las vacaciones intermedias de semana santa hicieron que para muchos, el mes de abril pasara como si hubiera sido un suspiro. Apenas iniciábamos el mes y de pronto... ¡mayo sorpréndeme!

Despegue

Y es en base a  la semana santa por donde busco reflexionar. Solo que antes voy a aclarar que no soy la persona más religiosa que se pueden encontrar. Soy creyente y les comparto que Dios y yo hemos desarrollado una forma tan efectiva y buena onda de comunicarnos, haciendo de nuestra relación la de un par de muy buenos amigos, de esos que tienes desde la infancia y pueden pasar horas y horas hablando y cuando llega el momento de despedirse, te quedas con las ganas de volverse a encontrar pronto otra vez. Pero bueno, esa es harina de otro costal.

Retomando la idea de la Semana Santa, escuchaba decir a una maestra de catecismo que este es un tiempo para dedicarlo al arrepentimiento, de ayuno y sacrificio como el que había hecho Jesús de Nazaret para expiar nuestros pecados y culpas pero sobre todo, para mostrarnos que pudo morir para este mundo material y resucitar al mundo espiritual, al mundo divino.
Resultado de imagen para procesion del silencio
De esta manera, el filósofo del amor, estaba sentando un precedente. Para trascender al plano terrenal hay que reconciliarse con uno mismo, con los demás y con la Esencia Suprema y trabajar en el plano interno (que a estas alturas de la vida, es en verdad un sacrificio) y externo de nosotros mismos.

Algo que me impacta en este tiempo es la procesión del silencio, ver esos hombres con una pesada cruz cargando, muchos con cadenas atadas a los tobillos, en un total silencio solemne y con un capirote cubriendo la cara para guardar el anonimato y mira que en estos tiempos muchos estamos urgidos de mostrar quienes somos, lo que comemos, a donde viajamos o lo que compramos. Es para mí digno de respeto, admiración y una forma de recordarme que me debe de importar tener fe en los ideales, esperanza en realizarlos como una forma de amor a la humanidad.

Hasta hace poco, entendí que Semana Santa es un momento para reflexionar, para alejarnos de los ruidos del mundo, despegarnos un poco de las redes sociales, medios de comunicación masiva y todas esas cuestiones que nos van llevando a una actitud de  preocupación,  ansiedad y en algunos casos, giramos alrededor de lo que se publica o se deja de publicar.

Es momento de morir, de morir a los errores que venimos cometiendo, personalmente quiero morir a creer que la felicidad está en las cosas materiales, no puedo basar mi felicidad en algo que en algún momento va a dejar de servir y por lo tanto lo desecharé. Es momento de morir a todo aquello que me encadena, que me quita el sueño, que me preocupa. Es preciso renacer y buscar como puedo fortalecer mi espíritu, mi esencia.

Independientemente de la creencia que cada uno de nosotros profese, este es un momento en que se nos invita a ponernos en reconciliación con las personas con las que hemos tenido problemas para resolverlos de la mejor manera, así como también para que nosotros nos pongamos en armonía con nosotros mismos, dejando de ser jueces tan severos o de llevar a nuestro cuerpo a límites extremos con tal de cumplir con nuestro trabajo. Pero sobre todo, a que busquemos una salida alternativa a muchos de los problemas en los que nos vemos inmersos.
Resultado de imagen para ave fenixMe queda más claro que hoy más que nunca tenemos que regresar a nosotros mismos y descubrir cuál es nuestra misión en esta vida. Estamos aquí por algo y sobre todo para algo. 

Nosotros tenemos planes muchos planes, pero desconocemos que estamos aquí para cumplir un propósito. Es hora de irlo descubriendo, encontrando para poder dirigir nuestra fuerza hacia allá. Para eso tenemos que comenzar a escuchar nuestra voz interna. Y me he dado cuenta que esta voz interna es muy tenue, para poderla percibir, es necesario bajar el ruido externo, desatender por un momento las preocupaciones, todas las cuestiones que parecen importantes, porque no lo son tanto. Para escuchar nuestra voz interna es necesario dedicarnos en silencio a encontrarla, reconocerla y así poder seguir nuestro propósito.

Aplica te

No me ha sido fácil renunciar a las cuestiones materiales y más porque estas son seductoras, te atrapan con sus redes. Y es ahí donde esta una lucha que hay que librar.

lunes, 20 de marzo de 2017

Es bueno conmemorar, pero es mejor ponerlo en la práctica.

Preludio

Dicen que el General Lázaro Cárdenas del Río, cuando fue presidente de México mencionó que cuando muriera, no hicieran los tres días de duelo nacional  que generalmente se llevan a cabo cuando un presidente muere. Y que mejor se trabajar igual o con más fuerza que otros días.

Despegue

Estamos entrando al primer trimestre del año, y a partir de marzo, vienen muchos días en los que se conmemoran diferentes fechas que van desde el día de la mujer hasta el día de la familia, día del niño, el de la madre, el maestro y un sinfín de efemérides más.

domingo, 12 de febrero de 2017

No una graciosa huida, sino una apasionada entrega

Preludio

 Puede dudarse de todo… excepto cuando uno mismo se ve reflejado en ello. 
Gracias a mi entrañable amigo Ivan Barrera, por permitirme usar unas de sus fotos.

Despegue

Desde hace buen tiempo, he tenido muy presente de que todo lo material (personas y cosas) tienen su momento, ocupan un lugar en nuestra cumplen con su misión en la vida para después irse  y es entonces cuando te das cuenta de que tienes una pérdida.
Constantemente estamos teniendo pérdidas, unas son tan sutiles que apenas si las percibimos; otras tantas son más significativas que cuando ya no las tienes te das cuenta del espacio que ocupaban y aunque intentes o cubrir ese vacío que dejan no hay modo de llenarlo.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Recta final del 2016




Preludio

Entrando a la última recta del año, quiero compartir una serie de reflexiones que me ha dejado este 2016.

Despegue

Resultado de imagen para solsticio de inviernoEstar preparado para todo. Muchas veces vamos por la vida pidiendo  una oportunidad para hacer cosas que a nosotros nos gustarían que pasaran. Por eso hay que estar preparado, hay que estudiar sobre lo que se quiere hacer, buscar información, acercarse a otras personas que han emprendido proyectos similares a los nuestros, en fin, hay mucho que investigar, estudiar y preguntar. Hacer esto nos llevará a tener bien en claro que es lo que podemos hacer cuando llegue nuestra oportunidad. Y para que las cosas salgan como las tenemos pensadas,  es bien importante cuando los compartes tu proyecto con los demás, cuando los involucras e invitas a los que te rodean a que te apoyen a llevar a cabo eso que traes en mente. En la actualidad no solo importa la preparación que tengas, sino también de quienes te vas rodeando y comienzan a conformar un equipo de trabajo. Recordemos que el Ser Humano cuando trabaja con más personas los resultados son sorprendentes.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Anomia


Preludio
"Si todo te da igual, estas haciendo mal las cuentas"

Despegue

Ernesto Méndez siempre se ha preocupado en que sus  hijos vayan a las mejores escuelas, tengan la mejor ropa, procura llevarlos de vacaciones al menos dos veces por año, con gusto recompensa las buenas calificaciones  comprando mejores teléfonos celulares, permitiéndoles ir a divertirse con sus amigos, dándoles algún lujo que su economía le permite. También se encarga de ver que sus hijos sean personas honestas, honradas que respeten a los demás y siempre se esfuercen en ser mejores cada día.

“Hoy en el noticiero… cámaras ocultas en la oficina de un empresario captan al Lic. Ernesto Méndez que es funcionario de Gobierno reunido con uno de los líderes del crimen organizado mientras hablaban de como evadir a Hacienda y diciendo nombres de personas a las cuales pensaban sobornar para tener preferencia en las obras que el Gobierno tiene planeado hacer. ´Más adelante, daremos toda la información…”
Sin palabras ha dejado el conductor a la Familia Méndez a la mitad de la cena. Los hijos voltean a ver inmediatamente a su padre, quien atónito observa el cuadro de la última cena frente al comedor. Susana, la madre, conocedora de las buenas costumbres, intenta decir palabra alguna, y es el llanto de Marce -hija menor- que rasga este silencio para irse corriendo a su cuarto. La memoria de Emilio, el hijo mayor, inmediatamente le trae el recuerdo de cuando en un momento de juego, Emilio junto con otro de sus primos, tomaron dinero del bolso de mamá para irlo a gastar en golosinas y videojuegos fue una de las tardes más divertidas. ¿Cuándo te he dado ese ejemplo Emilio? Gritaba Ernesto mientras descargaba el primer cinturonazo en las nalgas del chico. ¡Siempre les he dicho que ustedes sean personas integras, honradas, que se ganarán con su trabajo todas las cosas que quieran! Después vinieron otros golpes con el cinturón como mudos testigos del pacto que harían padre e hijo. ¡Dime, anda, júrame que no volverá a pasar esto! ¡Dilo chingada madre!... ¡Si papi, no volverá a pasar!

jueves, 26 de mayo de 2016

Del individuo egoista al colectivo compartido

Preludio

“Sólo soy una persona si me relaciono con una persona”. Martin Buber

“El hecho fundamental de la existencia del hombre, es el hombre con el hombre”. Martín Buber

Despegue

Hoy en día abundan los motivadores personales, administradores, contadores, ingenieros, médicos, psicólogos o solamente personas que tomaron un curso de coaching, desarrollo humano o en el mejor de los casos, fueron a un taller de motivación, tanatología, superación etc. Están recorriendo el país dando pláticas y conferencias sobre estos temas. Nos comparten su enfoque, sus puntos de vista, su juicios y en ocasiones prejuicios de lo que es la Motivación, la Autorrealización, la Felicidad, el Crecimiento Personal y un largo etcétera.

Las charlas o conferencias de estos temas que he tenido oportunidad de escuchar, y reflexionando sobre lo que escuchado pareciera que el enfoque en el cual se basa la gran mayoría es en que para llegar a la Autorrealización, la Superación Personal, la Motivación, etc. Es que lo tienes que hacer desde un punto de vista muy individual, en donde –dicho por algunas de estas personas- primero estas tú, después tú y hasta el último tú. Alguno de estos conferencistas han terminado con esta  solo frase traída  de la sabiduría  popular: “No puedes dar a otro lo que no tienes para ti mismo”
Resultado de imagen para ColectividadAhora viene lo que personalmente considero de acuerdo a lo que conozco de la Psicología Social. Ya he comentado que el Ser Humano tiene el instinto gregario. Este Instinto es aquel que nos lleva a estar en grupo, en sociedad; no solo para satisfacer nuestras necesidades básicas, sino también para poder crear la cultura, la ideología e idiosincrasia que tiene cada sociedad, que da identidad a cada pueblo.