martes, 31 de julio de 2012

Relaciones Destructivas: El Controlador.

En este artículo, voy a comentar las inquietudes que surgieron a partir de la aportación anterior, por su extensión lo dividiré en 2 partes. En esta primera, analizaremos sobre quien Controla la relación, para fines prácticos, lo llamaremos "Controlador"

Partiendo de que hay infinidad de explicaciones sobre porque nos enganchamos y nos cuesta trabajo salir de relaciones destructivas o nocivas, vamos a centrarnos sobre las cuestiones más generales, una vez que las conozcamos, nos ayudará a reflexionar sobre lo que hacemos ó dejamos de hacer, principalmente en las relaciones amorosas.


1.- Buscar una relación amorosa es parte de la naturaleza humana, si consideramos que el Ser Humano tiene un "instinto gregario" o esa necesidad de estar rodeado de otros como el. Ojo con esta parte de necesidad.

2.- Una relación amorosa, es una lucha de poder y aunque resulte controversial, es común que en las relaciones amorosas, alguno busque "someter" al otro de las diversas maneras posibles. Hay muchas formas de demostrar y ejercer el poder sobre la pareja. No debe asustarnos esto, al contrario, nos debe de ayudar a tomar consciencia de si soy yo el que busca imponerse en la relación ó si es mi pareja la que busca imponer sus decisiones, su forma de pensar y ver las cosas, etc. Así que vamos analizando a quien quiere tomar el poder en la relación.

3.- Quien asume el papel de controlador demuestra una necesidad de tener el control de las situaciones y sobre todo de la persona. Es común encontrar que este tipo de personas tiene ideas muy cerradas, no son flexibles ante lo nuevo, lo desconocido, regularmente son personas con hábitos muy programados, muy cuadrados. Aceptan poco aquello que se salga de lo que ya conocen, de lo que tiene establecido. Suelen ser demasiado intolerantes y de un carácter frecuentemente agresivo e impulsivo.

4.- ¿Porque se hizo Controlador? Es la pregunta más frecuente. Hay muchos motivos para que una persona tienda a ser controlador. Es probable que desde la niñez nunca se le establecieran límites, siempre se le dejó hacer su voluntad aun cuando no tuviera la razón en hacerla. Tiene baja tolerancia a la frustración y se llena de angustia cuando las cosas no salen como quisiera.

5.- Respecto a la pareja. Un controlador es egoísta, sólo piensa en satisfacer sus necesidades, sus prioridades dejando de lado la de su pareja. Es común encontrar que una persona controladora "maneje" a su pareja para que comparta y haga como si fueran suyos las necesidades y prioridades del controlador.

6.- Al controlador su pareja no lo hace sentir bien. El se siente bien porque hace que su pareja haga todo para que el controlador se sienta bien. Espero explicarme: "cuando estoy contigo me siento bien, no por ti, sino por lo que tú me haces sentir".

7.- El controlador es tan inseguro de sí mismo, que por eso busca controlar al otro, para mantenerse también el mismo bajo control. Se que puede sonar esto confuso, pero acordémonos, proyectamos en los demás lo que a nosotros nos cuesta trabajo reconocer.
8.- ¿Cambiará algún día el controlador? Lamentablemente no, para que una persona cambie, necesita: tener un acontecimiento muy fuerte que le haga tomar consciencia de sus actos; sufrió demasiado siendo como es; o cuando se cansa de lo mismo, que esto último es muy poco frecuente que se de, aunque claro, puede suceder.

Las psicopatologías del controlador son numerosas, pero la intención de este artículo, es que reflexionemos sobre estas características que son más generales, las otras tendrán que analizarse con el apoyo del psicólogo.

Aplica te

Causa miedo reflexionar sobre uno mismo, en ocasiones puede causar desánimo el querer cambiar y no ver resultados inmediatos. Recuerda que la Voluntad y la Perseverancia son formulas para alcanzar grandes cosas.