martes, 2 de octubre de 2012

Mentir es evadir... La vida se enfrenta, no se evade.

Hablar de La Mentira es tocar un tema más que escabroso, un tema que hace mención de la responsabilidad o la falta de esta responsabilidad de la gente que miente.

El que este libre de pecado, que tire la primera piedra. Dicen que así lo dijo Jesús, el filósofo del amor. Y es que es cierto, mentir es un anti valor que se transmite principalmente de los padres a los hijos, se fortalece en la escuela, con los amigos y se hace un hábito en la sociedad.



Despejando de mitos, tabues y sentidos pecaminosos. Mentir es un acto humano en el cual nos habla de una irresponsabilidad de parte de quien dice la mentira. Y es que efectivamente tiene que ver con una cuestión de asumir responsabilidades y de como se nos haya preparado además de asumir nuestras responsabilidades también es aceptar los resultados, sean positivos o negativos. 
 
Quien de nosotros no fue "motivado" por alguno de nuestros padres a decir por teléfono o a quien tocaba la puerta: "...dile que no estoy, que salí a un asunto pendiente"...-dice mi papá que no esta -gritábamos a todo pulmón- que se fue a arreglar un asunto pendiente... ¿Les recuerda algo? Palabras más, palabras menos, de niños es tierno, incluso hasta gracioso y queda para el anecdotario. Sólo que da la casualidad, de que le estamos enseñando -o nosotros aprendiendo- a decir estas mentiras piadosas a los niños. Razones sobran para argumentar porque no quisimos tomar el teléfono o salir a la puerta. El punto aquí es que estamos perpetuando este hábito de las mentiras, ¿cómo? a través de los niños.

Hay infinidad de libros para "leer" el lenguaje corporal de quien esta mintiéndonos, que en el peor ó mejor -según como se perciba- de los casos terminan siendo un manual de como hacer para que no te atrapen en alguna mentira. Cuando realmente, no debemos de estar preocupandonos por saber si una persona miente o no. Al final, esa persona en algún momento tendrá que enfrentar las consecuencias y no sólo del acto ó hecho que realizó, sino también de la mentira misma y es que a nadie nos gusta que nos mientan, todos queremos que nos hablen de manera franca, con toda la verdad y la honestidad; cuando también nosotros en otras ocasiones hemos mentido en sus diferentes variantes. Nuestra preocupación se tiene que encaminar a como generar las actitudes responsables tanto en nosotros mismos, como en nuestros hijos.

Ahora recordemos que La Mentira rompe algo tan duro y tan frágil -así es de paradójico- puesto que una vez que mientas y seas descubierto en esa mentira. La o las personas no confianran tan fácil en tí y te costará mucho trabajo poder recuperar la confianza de las personas a las cuales les mentiste. La Mentira psicopatológica esta ligada a una serie de trastornos emocionales que va desde la mitomania hasta pseudología fantástica, cuando sucede esto, es para preocuparse, puesto que la persona puede vivir en una realidad construida por el y eso es más psicótico.

Aplica te.

1.- Hazte una persona responsable. Si eres joven y no te han enseñado el valor de ser responsable, no desgastes tu vida en encontrar al "culpable" de que te hayas convertido en un mentiroso. En todo caso, aprende a enfrentar tus actos así como asumir las consecuencias positivas o negativas.

2.- Mentir, es posponer algo que tienes que enfrentar. Imagina que tienes ganas de decirle a tu pareja que ya no quieres seguir con la relación, pero no lo haces por miedo a como lo tome, a no encontrar lo que buscas en otra persona, porque no lo quieres lastimar, etc. En este caso, lo único que estas haciendo es posponiendo algo en el cual debes tomar cartas en el asunto y buscar una solución que sea favorable. Ten el valor y habla con tu pareja sobre la situación, entiendo que no es fácil pero te será más complicado si mientes. 

3.- ¿Te gustaría que te mintieran? Esta es la pregunta obligada; puesto que a nadie nos gusta que nos mientan, ¿para que mentir? Mejor aborda las cosas de una vez, recuerda de la importancia de la empatía "ponerse en los zapatos de otro"si no te gustaría que te mintieran, entonces, ¿para que hacerlo?

4.- No pierdas tu credibilidad. Como ya lo mencionaba, una vez que mientes, las personas siempre van a dudar de lo que digas o hagas, y claro que no es agradable que la gente este desconfiando de tí a cada paso o cada palabra que hagas.

5.- Se tiene valor para mentir, pero es más valiente quien enfrenta las cosas. Efectivamente, las personas que mienten tienen esta valentía, pues saben lo que implica mentir. Pero la persona realmente demuestra fortaleza cuando enfrenta de manera directa lo que sea, lo que lo este motivando a mentir.

Post Data 
"El problema no es que me hayas mentido, el problema es que ya no confiaré en tí"
Federico Nietzsche