martes, 14 de agosto de 2012

No soy nada, yo no tengo vanidad...Sentimiento de Inferioridad



Los Sentimientos de Inferioridad son manifestaciones que se han vuelto más recurrentes desde hace un par de décadas. La causa de los sentimientos de inferioridad son muchas, no hay una sola que las determine. Por lo cual abordaremos  las causas más comunes de los Sentimientos de Inferioridad.



 Personal

Cuando te sientes menos  por que las personas que te rodean no son tan cariñosos, expresivos y cálidos contigo, inmediatamente aparecen los sentimientos de inferioridad. Es muy común que te surjan ideas de que no eres  merecedor de este trato cálido y cariñoso. En este caso, es muy probable que no estés satisfecho contigo mismo; que tu autoconcepto no este muy fuerte, y si una autodevaluación o una muy baja autoestima. Esto puede ser desde tu imagen, que no te sientas bien con lo que vez y proyectas; es común también que no estés valorando tus capacidades ya sea intelectuales, habilidades en el trabajo o para relacionarse con otras personas. Si este es tu caso, es altamente probable que no haya un amor propio y eso te este llevando a tener una baja autoestima, un pobre autoconcepto y una autodevaluación terrible,  al grado de no tener amor para ti mismo. Por consecuencia, estarás demasiado susceptible y cualquier actitud que no sea la que esperas de la gente que te rodea, la consideraras, fría, indiferente, incluso hasta grosera y por lo tanto, ahí seras presa del Sentimiento de Inferioridad.

Social  - Cultural

Lamentablemente, en nuestra cultura se fomenta el Sentimiento de Inferioridad. Aunque pueda resultar contradictorio, se nos educa a no reconocer las habilidades de otra persona, pero si se nos enseña a atacarla, a cuestionarla y denigrar a alguien más. Esto lo hacemos por miedo ¿miedo? Sí, pues nos enseñan a no reconocer las habilidades y capacidades del otro, pues en cuanto lo hacemos, nosotros no vemos las nuestras, incluso hay quienes llegan a creer que ni tienen ninguna habilidad o capacidades y por eso nos sentimos menos, mediocres, inferiores. Por lo tanto, preferimos burlarnos del otro o atacarlo, cómo si con esto nos aliviara este sentimiento de Inferioridad, pero al contrario, lo aumenta, ya que como nos dijeron de pequeños que si reconocíamos nuestras habilidades, nuestras capacidades etc. Estaríamos siendo vanidosos, ególatras y narcisistas, por lo tanto, atacamos a alguien creyendo que con esto nuestro sentimiento de Inferioridad disminuye, pero resulta contraproducente, pues ni disminuye este Sentimiento de Inferioridad y terminas por sentirte mal al atacar a otra persona.
 
Familiar 

Como parte de lo social cultural, la familia reproduce las normas y estereotipos culturales. En mi práctica psicológica, me he encontrado que muchas veces, es en la familia en donde se inculcan estos Sentimientos de Inferioridad, pues muchos padres no creen ni confían en sus hijos. Mínimizan sus logros y casi la mayoría de veces al ser comparados con alguien más, los padres ven más cualidades en otros que en sus propios hijos. Comento esto no para que le declares la guerra a tus papás, sino para que tomes conciencia de en donde pueden surgir los Sentimientos de Inferioridad, y puedas empezar a entender de donde surgen y como superarlos. Si detectas que surgieron aquí, en tu familia, te recomiendo algo, no les guardes ni enojo ni rencor, tal vez comentieron el mismo error que tus abuelos cometieron con tus papás. No los estoy disculpando, visto desde otra manera, te estoy comentando un error que tus padres cometieron y que te tocará a ti no repetirlo cuando seas padre o madre.

Estos son los planos más influyentes en las personas para que aparezcan los Sentimientos de Inferioridad, lo importante aquí es identificar porque te estas sintiendo menos que los demás, recuerda que una ayuda profesional nunca esta demás y que te será muy útil para dejar de lado este Sentimiento de Inferioridad y seguir adelante con tu vida.

Aplica te

Pueden ser muchas razones para que el Sentimiento de Inferioridad te invada y te este haciendo la vida difícil, ojo, la comparación es contigo mismo. Si lo vez de una manera competitiva, la competencia es conmigo mismo, no con alguien más. Si buscas competir con alguien, compite contra ti mismo, te darás cuenta de que no es tan fácil. Reconoce las habilidades, las capacidades incluso la belleza de alguien más, pero no olvides las tuyas, tu belleza -interna y externa- tus habilidades, tus capacidades y claro también esas áreas que tienes que mejorar y es ahí en donde te tienes que aplicar, en mejorar las áreas en donde encuentres debilidades y fortalecer en donde ya eres fuerte. Sentirte menos e inferior a alguien, puede ser una sombra la cual te persiga toda la vida.