miércoles, 17 de octubre de 2012

MotivArte... Un Arte que tienes que prácticar.

Preludio.
En muchas ocasiones queremos o pedimos que alguien venga a Motivarnos a hacer mejor nuestro trabajo; a que nos ayuden a salir adelante en alguna situación o problemática. Y buscamos entre libros, videos y motivadores profesionales para que nos carguen las pilas y nos decidamos a actuar.
 

Despliegue.
 En el artículo pasado comentaba que las cosas no se van a realizar solas o alguien más no las va a realizar si no las haces tu mismo. Es bueno tener motivadores externos para que nos den ese impulso que necesitamos, pero lo importante es lo que nosotros hagamos.

  • ¿Te acuerdas cuando iniciaste una relación con esa chica o ese chico que tanto admirabas, observabas; que investigaste sus datos, sus gustos, sus amigos? ¿Qué pasó? Fue la ¿costumbre? ¿rutina? ¿perdiste la motivación acaso?
  • Cuando fuiste a pedir el empleo...¿te acuerdas como ibas? deseoso, con ganas de transformar el mundo, la empresa, ¿dijiste acaso cuando te entrevistaron que implementarias modelos innovadores que dieran un giro al puesto en el cual te querias desempeñar? ¿y luego, que paso?
  •  Si has estado en un velorio, ¿te has puesto a pensar en tu muerte? tal vez en ese momento hasta re valoraste tu vida y te pusiste a pensar lo que has hecho y en lo que no has hecho.

Puedo seguir nombrando otras situaciones en la que te despertaron en ti cierta motivación. Pero te quiero recordar algo. Si tú no te motivas, así sea el mejor motivador  del mundo, no vas a motivarte ni una pizca. La voluntad es una parte fundamental en todo lo que hacemos. Es un buen momento para dejar el no puedo por el no quiero puesto que como dice una frase muy coloquial: querer es poder.

Aplica te

  1. Puedes lograr cualquier cosa si Tú Quieres. Así que no esperes a que alguien venga y agite su varita mágica y cambie tu vida.
  2. Date un tiempo para reflexionar en algún momento del día. Pasamos gran parte de nuestro día ocupados; en clases, en reuniones, con los amigos, revisando nuestras redes sociales, viendo tv. leyendo, y un gran etc. ¿Cuándo tienes tiempo para ti? ¿cuanto inviertes de tu tiempo en ti? Recuerda, si no te cuidas tu, si no te valoras tu, nadie, nadie lo hará por ti.
  3. ¡Rompe con la rutina, con la monotonía, arruina tu vida! En ese tiempo que te das para reflexionar, analiza que pasaría si eso que te cansa, eso que te agobia lo dejaras para siempre. ¿te gustaría? y ¿porqué no lo haces?
  4. Puedes buscar mil doscientas cuarenta y tres cosas para motivarte, pero recuerda, de todas esas, Tú eres el Principal.
  5. Renuevate y sin ánimo de ser pesimista, valora lo que tienes y a quienes tienes. Tal vez mañana ya no estes o ellos ya no estén para valorarse.