miércoles, 9 de enero de 2013

Ejercicio y dieta balanceada. Básico para una calidad de vida.

Preludio

Aprovechando que es inicio de año y muchos de nosotros comenzamos con regímenes alimenticios e idas a gimnasio, es importante recordar que todos los extremos son malos. Tanto el no cuidar nuestra alimentación, el sedentarismo, así como el polo opuesto, abusar de dietas, pasar muchas horas en el gimnasio o haciendo ejercicio.

No quiero quitar el entusiasmo y las ganas de cuidarse y ponerse en forma a nadie. Sólo busco que estemos pendientes de algunos trastornos asociados a este tipo de prácticas, más a las personas que no tienen algún tipo de asesoramiento nutrimental, psicológico y médico.


Despegue


Como lo mencionaba líneas arriba, lo importante es no caer en los extremos ya que corremos el riesgo de perder el equilibrio. Por lo que a continuación, comento las características principales de los trastornos relacionados con el ejercicio y la alimentación. ¡Vamos pues!


Anorexia nerviosa
Rechazo de la comida, miedo excesivo a engordar, distorsión de la imagen corporal, es decir, se ven gordos cuando en realidad están delgados, obsesión por ver el valor nutrimental y cantidad de calorías que contiene la comida que van a ingerir. Aumentan exageradamente su ingesta de líquidos. Pueden llegar a usar laxantes y diuréticos.

Bulimia nerviosa
Estas personas, se dan atracones de comida, por lo que después viene un sentimiento de culpa y angustia por haber comido en exceso provocándose el vomito. También pueden tener periodos de ayuno o poca ingesta de alimentos. Obsesión por el peso y la figura corporal.

Vigorexia
El abuso de tiempo en el gimnasio o en la práctica de algún deporte puede ser causante de generar una obsesión por hacer ejercicio, tonificar y fortalecer los músculos. Esto tiene como consecuencia que las personas usen y abusen de suplementos alimenticios, esteroides, bebidas energéticas y toda una serie de sumplentos y/o complementos alimenticios sin ninguna supervision médica profesional.

Aplica te

Ejercitarte y tener una dieta balanceada no debe de ser un tormento para ti, tampoco debe de ser algo que te desagrade realizar, pues resultará contraproducente. Pensar en una calidad de vida y en una apariencia que te deje satisfecho y satisfecha es lo más importante, como lo mencioné y lo repito constantemente, estar en algún extremo, nos va a llevar indudablemente a perder el equilibrio.