martes, 11 de agosto de 2015

El descanso de la escalera


Preludio

Si pensamos que una escalera está diseñada para comunicar varios espacios situados a diferentes alturas. El trayecto de la vida, es muy parecida a una escalera.

Despegue

Cuando iniciamos el transitar por la escalera de la vida, vamos adquiriendo  diferentes técnicas  para ir subiendo. Escalón por escalón, paso a paso es la manera por la que comenzamos a familiarizarnos con la escalera y su estructura. Vamos descubriendo capacidades y habilidades que poseemos para ir ascendiendo.

Aprendemos a subir cada escalón sin tropezarnos, mantener el equilibrio y seguir adelante.
Nuestra escalera no está sola, hay mucha gente que también va formando parte del viaje. A cada paso que das conoces personas, que van también subiendo esta escalera. Algunas te acompañan, otras tantas se detienen junto a ti, caminan a tu ritmo para después acelerar el paso e irse, otras tantas, deciden caminar más despacio y se van quedando.
Experiencias, formas de pensar y sentimientos vamos atesorando y desechando en esta convivencia e interacción que tenemos con más personas. Vamos experimentando los sabores y aromas de la vida. ¿A qué te sabe el amor? ¿Cuál es el olor del miedo?

Muchas veces, nuestro caminar es pausado sin ser lento, vamos escalando bajo nuestro propio ritmo, en otras tantas, esos pasos se convierten en tremendas zancadas que vamos prácticamente corriendo por la escalera.

No estamos exentos de trastabillar y caer. ¡Caer lastima! deja moretones en nuestro cuerpo, otras tantas lo rasga, exponiendo nuestra piel y la sangre se manifiesta. Pero no solo duele la caída, también cuesta el esfuerzo de obligar a un cuerpo maltrecho a que siga subiendo.


Muchas veces, esas caídas son porque no hicimos la pausa adecuada en nuestra escalera. Te invito a que veas la escalera más próxima que tengas y descubras el descanso, meseta o rellano que también forma parta de la estructura.

Y es que aquí donde no ponemos la atención debida. Muchas veces subestimamos este descanso y por lo tanto, efectivamente, no nos damos este momento de reflexión, de analizar y ver lo que hemos recorrido de la escalera, del esfuerzo que empleamos para ello. Las personas que se quedaron, las que siguen o las que ya no están con nosotros. Menospreciamos este momento y este espacio que nos invita a pensar y visualizar lo que viene en el nuevo tramo de la escalera. En esta meseta la parada es obligatoria porque así damos oportunidad a que nuestro cuerpo se recupere, los músculos dejen la tensión con la que vienen trabajando para así dar paso a un momento de tranquilizar también la mente, calmar los pensamientos y apaciguar cualquier sentimiento que pueda desbordarse.

Tan acostumbrados estamos a no realizar pausa alguna por miedo a convertirnos en seres perezosos o porque simplemente, últimamente, no es tan bien visto que las personas tengan estos momentos de paz. Hay una cultura de producir, no ser estático ni descansar, porque más de uno pondría el grito en el cielo acusando de flojo, sinquehacer a quien se atreviera a esto. Pero claro que es una total tontería, el Ser Humano necesita de paz, de tranquilidad, de silenciar su cabeza de tantas voces que le gritan, impidiéndole escuchar su propia voz, sus necesidades, lo que realmente se quiere y no lo que los demás esperan que hagamos cada uno de nosotros.

El no hacer esta pausa, puede traernos consecuencias fuetes y dolorosas, dado que hemos dejado de ver de donde venimos y todo lo que tuvimos que hacer para saber en donde estamos y a donde queremos llegar. Aprovechar este respiro que nos regala la vida no debe de considerarse como un capricho, sino como una forma de re encontrarnos con nosotros mismos, de ponernos en contacto con el Ser Supremo o La Madre Naturaleza si lo prefieres, pero es necesario que busquemos estos momentos de paz y descanso, ya que si está en nuestra intensión seguir subiendo hasta niveles más altos, debemos de ir recuperados lo más que se pueda y así enfrentar nuevos retos, más desafíos, habrá más tramos por recorrer, la altura será más por lo que habremos de vencer el miedo al vértigo, a lo desconocido, enfrentar lo que venga.

Si me preguntas como podemos identificar cuando estamos frente a este descanso, te comparto que este descanso lo encuentras al final del día, al final de la semana, del mes o del año, este descanso está presente todo el tiempo, no tiene la misma dimensión el descanso diario que el de fin de mes o de año. Aquí lo importante es que lo usemos para retomar fuerzas para encarar el reto que trae el mañana.
Resultado de imagen para banana yoshimotoAplica te

Pensándolo retrospectivamente, el destino era, entonces, una escalera de la que no podía suprimirse ni un escalón. De no haber existido aquella escena, yo no hubiera podido subir.

Banana Yoshimoto