lunes, 20 de marzo de 2017

Es bueno conmemorar, pero es mejor ponerlo en la práctica.

Preludio

Dicen que el General Lázaro Cárdenas del Río, cuando fue presidente de México mencionó que cuando muriera, no hicieran los tres días de duelo nacional  que generalmente se llevan a cabo cuando un presidente muere. Y que mejor se trabajar igual o con más fuerza que otros días.

Despegue

Estamos entrando al primer trimestre del año, y a partir de marzo, vienen muchos días en los que se conmemoran diferentes fechas que van desde el día de la mujer hasta el día de la familia, día del niño, el de la madre, el maestro y un sinfín de efemérides más.

La imagen puede contener: 9 personas, personas de pie, boda y exterior¿Recuerdan que en la escuela primaria, cada lunes en los honores a la bandera se dicen las efemérides de la semana o del mes? ¿Alguno de ustedes les toco decir alguna efeméride? ¿La pudieron leer o su maestro se las hizo aprender de memoria?

Personalmente siempre me he preguntado ¿sí se logra el fin de las efemérides?

Recordar la fecha de un suceso importante como lo puede ser un natalicio o un aniversario, no debe limitarse a solamente hacer el acto o rendir el homenaje ese día. Se debe de practicar diario. Si hablamos del día del amor y la amistad como fue el día de San Valentín, hay que amar al otro y ese amor es desde tolerarlo con todos sus defectos y aprovechar sus virtudes, sin quererlo cambiar a como nos gustaría que fuera esa persona. También tenemos el día internacional de la mujer y además de los bellos discursos que se pronuncian por doquier, es urgente que respetemos a las mujeres los otros 364 días del año. Evitemos los piropos ofensivos, las miradas lascivas o algún tipo de violencia en contra de las mujeres.

Y pudiera seguir así, comentando cada una de las efemérides y sobre la importancia de poner en práctica lo que ese día nos está  recordando. Pero lo importante es eso. ¡Ponerlo en práctica! ¡Aplicarlo ya!

Valoro mucho que haya personas en la vida luchando para que en algún día del calendario se reconozca y se celebre un acontecimiento importante o se reconozca a una persona o su trabajo que dejó. Pero lo que realmente admiro de esas personas es que día a día están en pie de lucha, trabajando por esos ideales que promueven, concientizando a otros para sumarse a la causa y luchar hombro a hombro. Para que así seamos más los que vamos en busca de una sociedad mejor, más igualitaria, en donde hombres, mujeres, judíos, católicos, homosexuales, lesbianas y toda esa gran diversidad pueda convivir en paz, en armonía. Si no podemos congeniar con todos, al menos si podemos tolerarnos.

Aplica te

La imagen puede contener: flor
A casi tres meses de la muerte de mi padre, es lo que precisamente estoy pensando. No solo me basta con recordar que fue un 3 de enero cuando dejó de existir, y no me he parado en su tumba el 3 de febrero ni el 3 de marzo; busco otra manera de honrarle, de tenerlo presente y eso con preservar y reproducir las cosas que de él pude admirar. Recordarlo no solo cada 3 de mes, sino aprender de lo que él nunca se rindió y siempre lucho por sus ideales. Muchas veces no la vio fácil, pero de que fue una persona íntegra y fiel a sus convicciones. Y si de algo estoy seguro es que a mi padre no le gustaría vernos llorando en su tumba, sino que vivamos y luchemos por lo que queremos, que disfrutemos cada día y a la gente que nos rodea. Por eso lo vuelvo a repetir: La mejor forma de honrar a los que se han ido es seguir viviendo, aunque duela.