martes, 4 de septiembre de 2012

Que tus posesiones, no terminen poseyéndote

Hacemos de la vida un camino vertiginoso que pocas veces nos hace reflexionar en lo que somos, hacemos ó tenemos.

En esta ocasión nos ocuparemos de "el tener". Es bien sabido que hoy más que nunca se nos están creando "necesidades" que realmente no necesitamos, hay un plan diseñado para que las personas consumamos cosas, artículos y accesorios que ocupamos poco o no ocupamos y mucho menos necesitamos.

Esto nos lleva a considerar "valioso" y "necesario" algo que realmente no necesitamos pero que es tanta la influencia a la que nos vemos sometidos, que nosotros, terminamos por aceptar y volvernos consumidores compulsivos de todo lo que nos venden.


¿Qué pasa con volvernos consumidores compulsivos? Además de que el dinero no te rinda si sólo compraras lo necesario, también vas creando un apego a las cosas materiales que vas comprando. Por si no lo saben ó no lo recuerdan:

El Apego es un vínculo emocional que se desarrolla con las personas que nos hacen sentir seguros, protegidos e inclusive hasta valorados por alguien -regularmente son los padres- 

 
Considerado esto, pasa entonces que nos sentimos seguros, protegidos por las cosas que compramos para nuestro uso. Hay incluso personas que sienten valer por los objetos que portan, ya sea coches, ropa, casas, etc. Por lo tanto, se consideran valiosos no por ellos mismos, sino por las cosas y objetos que han adquirido. Muchas personas llegan a tener "cariño" a las cosas y objetos que poseen, al grado que les cuesta mucho trabajo deshacerse de ellos y es común ver que muchas personas almacenan zapatos que ya nunca se pondrán pero que ahí están "guardados para una ocasión", la ropa también es algo que se almacena, y muchas personas guardan ropa que ya no les queda porque aumentaron de peso; pero ahí esta la ropa guardada en el closet, en el ropero y en el peor de los casos en una maleta, y la conservamos con la idea de que la vamos a usar ahora que bajemos esos kilos de más. Cuando realmente, no nos queremos desprender de ellas por "el apego que se tiene" el amor a las cosas.
Es probable que alguien este pensando...bueno si mi casa es lo suficientemente amplia, ¿porque no puedo guardar lo que se me pegue en gana?

Hay infinidad de razones para no generar este sentimiento de apego y encadenarnos ni a las cosas ni a las personas, a continuación comentaré algunos motivos para no encadenarnos:
1.- Todo lo material tiene una fecha de caducidad y esto no quiere decir que le andemos buscando la fecha en que vence una camisa o la fecha en que la relación con una persona se echa a perder. ¡Claro que no! Lamentablemente ó afortunadamente, todo tiene un inicio y un fin, más si se trata de cosas materiales. Algún día dejará de funcionar y es necesario deshacernos de ello.

2.- Disfruta las cosas y las personas que tienes puesto que el día de mañana no puedas tenerlas. Si compras una camisa nueva ó una blusa nueva, ¡pues úsala! Si tienes amigos, sal con ellos, vayan a un café, un bar, a jugar invítalos a que te ayuden a reparaciones caseras o bien, ofrece tu ayuda para estas tareas. Es bien común que compramos una prenda de vestir y muchas veces la guardamos y esperamos que llegue una ocasión especial para usarla, ó esta el caso que sólo una ocasión la disfrutamos y después se va al ropero con la demás ropa. Pasa lo mismo con las personas, cuando inicias una relación de noviazgo, quieres pasar todo el tiempo con ella ó él; al cabo de un tiempo, la motivación disminuye y causa molestia, pereza y en ocasiones indiferencia; si pasa esto, lo mejor es dejarla ir para que alguien más la valore. Respecto a las prendas, si no se usan pasaran de moda y menos volveremos a ponérnosla.

3.- Entre más almacenes, menos espacio tendrás para cosas nuevas esto no requiere de mucha ciencia ó de mucha explicación, si llenas tu ropero de pantalones, blusas, playeras etc. ¿Dónde pudieras poner las nuevas? Mira que limpiar, ordenar y desechar por ejemplo ropa, además de darle un orden a closet o tu armario, también sacas las cosas que vas acumulando sin necesidad. Consideralo hasta como una cuestión de "limpieza y liberación" date un tiempo para hacer esto con la ropa y demás artículos que tienes en casa y que ya no usas. ¿Te has mudado de casa? ¿Has visto cuantas cosas salen y te das cuenta de que tenías años que no las utilizabas? No necesitas estarte mudando cada año de casa para sacar lo que ya no necesitas. 

4.- Si almacenamos cosas, claro que almacenamos personas. Y muchas de las ocasiones, nos aferramos a personas que ya cumplieron su objetivo con nosotros y ahora es momento de dejarlas ir. Muchas personas mantienen los teléfonos de sus anteriores parejas. ¿Qué pasaría si los ve tu pareja actual? ó bien, ¿que pasaría si tú vieras esos teléfonos de las ex ó los ex de tu pareja? Claro que también almacenamos personas a las cual les tenemos odios, rencores, resentmientos, etc. ¡Déjalas ir! ¿para que retienes a alguien que solo te hace enojar?, que con el simple hecho de acordarte de ella ya te está enojando y causando un daño. Puede sonar frío, pero si lo analizas, es más frío tener personas "guardadas" para cuando la ocasión lo amerite.

5.- Te imaginas, ¿que más podremos estar almacenando en la vida? Sentimientos, principalmente negativos como el enojo, el coraje, la frustración, etc. Son la gran mayoría de los sentimientos que almacenamos. Como alguna vez lo comente, ¿Para que almacenamos los sentimientos si en la vida, día a día adquiriremos más y más sentimientos?

Aplica Te

Mucho cuidado con lo que compramos y consumimos, pues eso que poseemos puede llegar a que nosotros terminemos siendo sus posesiones. Si generas un apego muy fuerte, más fuerte será cuando lo intentes dejar ir y termine por lastimarte, ya que fuiste tú y nadie más quien lo hizo dependiente de ti. 
Por eso disfruta lo que tienes y a quien tienes, también deja que las personas a las que quieres te disfruten, no sabemos si mañana sea el día en que alguno se tenga que ir.