miércoles, 27 de febrero de 2013

Los Hijos y los Daños Colaterales -La Ruptura ll -

Preludio

En el artículo de la semana pasada, aborde algunos aspectos generales sobre la ruptura y toque muy ligeramente el tema de los hijos. Ahora también toca abordar cuestiones generales sobre los hijos, que hacer y que no hacer cuando la pareja ha decidido separarse. Ojo, no se les olvide que tratamos cuestiones generales, manden sus comentarios por si quieren profundizar en algo en particular.

Despegue

Los hijos son la parte más vulnerable cuando viene la separación en la pareja, pues independientemente de la edad, les cuesta trabajo asimilar la situación por la cual pasan sus papás y ellos mismos. A continuación, mencionaré que hacer y que no hacer para no generar más angustia y dolor de la que ya hay en los hijos.

NUNCA LO HAGAS 

1.- Hablar mal del otro. ¡Por favor! evita hacer comentarios negativos de tu ex pareja a tus hijos, si es malo, si es la peor madre del mundo, si es un sinvergüenza, etc. ¡No se lo digas a tus hijos! Recuerda que te puede estar ganando el enojo y puedes estar muy susceptible y perder la objetividad. Si tu hijo o tu hija son pequeños con el paso del tiempo se darán cuenta tanto de los errores de ambos y ellos se formaran un juicio propio, así que no generen odio, coraje o resentimiento en tus hijos.
2.- Ser el papá "bueno" Recuerda que tus hijos algún día tendrán su propio criterio, así que no quieras hacerte la "buena" o el "papá buena onda" al no castigarlos, reprenderlos y pretender que cuando están contigo todo es alegría y diversión. Lamentablemente, muchos papás cometen este error y tratan de "ganarse" la voluntad de sus hijos flexibilizando la disciplina, no llamándoles la atención y hacer ver al otro como el malo, el desconsiderado, el duro, por aplicar la disciplina o castigar cuando sea necesario.

3.- Usar a tu hijo como "lleva y trae" Es muy frecuente que algunas personas bajo el resentimiento y ven en su hijo un "mensajero" para llevar y traer "información" del otro. En esto años que llevo de experiencia me ha tocado escuchar que utilizan al niño o la niña para que "espié" el celular de papá, "busque" entre la ropa, los cajones o la habitación ropa que no sea la de mamá; en ocasiones hasta llegan a comentarle al menor: "dile a tu papá que te de dinero para la escuela"... ¿dile? ¿Acaso no se tiene la madurez suficiente para que los problemas de los adultos lo solucionen los adultos? ¿Quieres que tu hijo crezca con odio y resentimiento hacia ambos? síguelo usando como "lleva y trae"

4.- Dile mentiras. Estoy de acuerdo que si tienes un hijo pequeño, no te vas a ponerle a explicar toda la situación, ni le vas a contar de los problemas que tuvieron como pareja que los llevo a separarse, nos queda bien claro que no, pero tampoco le vas a contar un montón de mentiras que después no podrás sostener y estará peor la imagen que tendrá de ti el hijo. Se claro, cuentale las cosas cuando las pregunte y explicaselas de acuerdo a su edad.

5.- Tomar a tu hija como "paño de lágrimas" Hay que aclarar una cosa. Es buena la comunicación, más en esta situación en donde hay muchas dudas, mucha confusión, muchos sentimientos encontrados y todo esto se tiene que hablar, se tiene que decir. Así pues, hay que fortalecer y alentar la comunicación, pero creer que tu hijo o tu hija son tu "paño de lágrimas" y tengas que desahogarte con ellos no es lo más recomendable, pues generas ansiedad, angustia, enojo, frustración y muchos sentimientos más en tus hijos, si lo que quieres es desahogarte busca un amigo.

Aplica te 

Hay muchas más cosas que quedan pendientes en que No Hacer con tus hijos cuando hay una separación. No esperes que ellos lo entiendan rápido y ten en cuenta de que también salieron lastimados,  ¡Piensa! si a ti te duele, imaginate lo que ellos pueden sentir al ver que papá y mamá no estarán juntos nunca más. Brinda esa paz, esa estabilidad que ellos necesitan, pero recuerda que nadie puede dar, lo que no tiene para sí mismo.
Si quieres desahogarte, busca un amigo, si quieres desahogarte y encontrar formas para enfrentar y tener soluciones a este problema acude con un psicólogo.