lunes, 2 de diciembre de 2013

Relaciones Humanas,

Preludio

No cabe duda que nunca se deja de aprender.

Las relaciones humanas nunca han sido fáciles y esto es porque hay muchas cosas involucradas a la hora de establecer una relación con alguien más. La relación entre 2 ó más personas siempre va a traer su grado de complejidad, que si nos estamos alertas de esto, nos puede traer además de dolores de cabeza, una mala relación con las demás personas. Recordemos que hay en juego una serie de cosas que no debemos perder de vista.
En este artículo  trataré sobre las relaciones que se pueden dar en el trabajo, los compañeros de clases e incluso, entre los amigos. Y como saben, este artículo está basado en la vivencia que día a día tenemos. Así que, ¡Vamos pues!


Despegue

A la hora de tratar con alguien considera lo siguiente:

1.- Mide tus palabras. Y esto es por una sencilla razón, no sabes el momento anímico por el cual está pasando esa persona con la cual estás hablando, a lo mejor tuvo un día difícil, viene de un problema que lo dejo molesto, angustiado, preocupado. Por lo que tal vez este demasiado susceptible y algún comentario tuyo pueda tomarlo como personal, que te estás burlando, que es una indirecta sobre su comportamiento, en fin. Que también es cierto algo, nadie es adivino para saber qué tipo de estado de ánimo tiene. Y aunque generalmente seas una persona moderada al hablar, siempre habrá quien toma con otra perspectiva lo que tú estás diciendo.

2.- El espacio adecuado. Siempre estar pendiente de esto. Puesto que a veces por la misma inercia de la rutina, hablamos con las personas sin darnos cuenta de si estamos en el espacio adecuado y dejamos cosas al descubierto, dando pie a chismes, rumores o que haya personas que no necesiten enterarse de lo que se platica.

3.- El momento oportuno. Muchas veces es tanto nuestro interés de que la persona se entere de la noticia, comentario o cualquier otra que deseamos comunicarle que no sabemos cuándo es el momento oportuno y terminamos por atropellar a la persona con nuestros comentarios. Por lo que viene entonces la pregunta del millón de dólares, ¿cuándo es el momento oportuno? Y la respuesta es sencilla, cuando la persona nos dice: ahora. Vamos, no lo vayan a tomar tan textual, me refiero a que antes de comentar lo que sea, preguntemos a la persona  o personas en su defecto. ¿Tienes un momento para comentarte algo? Y esperemos a su respuesta, así evitaremos hablar en el momento menos oportuno.
4.- Considera la sensibilidad de la otra persona. Si en tu comentario vas a hacer una observación, retroalimentación, o puntualizar algo sobre esa persona a quien te piensas dirigir, ¡Considera en que no sabes que tan sensible este para recibir alguna observación dirigida a su persona, su forma de actuar, o de pensar! Así que si vas a dirigirte para hablar de algo relativo a su persona, analiza bien los puntos anteriores y mide tus palabras.

5.- Si él o ella lo toma personal, ¡Tú no! Considerando el punto anterior, a muy poca gente le gusta que se le hagan retroalimentaciones, comentarios o sugerencias sobre ella misma, por muy objetivo que puedas ser, siempre hay alguien que lo toma –o lo tomamos- personal, por más aclaraciones que hagas, por más objetivo que intentes ser, siempre habrá alguien que no lo vea así y comiencen las fricciones, y es aquí en donde te tienes que ser muy inteligente para no caer en el juego, para no responder a la molestia, al enojo que puede desencadenar tu comentario. Así que ¡Cuidado con esta parte! Pero aquí viene lo interesante de la historia, si esa persona con la que estás hablando lo comienza a tomar a pecho o se siente aludida, evidenciada o como le quieras llamar, ¡No te aflijas! Es ella o él quien tiene el problema y no lo ha resuelto, ¡No es tu problema! Es ¡Su problema! No te sientas mal, es ella o él quien lo tiene que resolver, que elaborar, superar. De momento buscará hacerte sentir culpable, dirá que lo estas atacando, que lo estas menospreciando, humillando, recuerda que ella se siente así, porque es algo que todavía no resuelve, así que quédate tranquilo, en algún momento lo entenderá.

Aplica te

Tratar con personas no es fácil, más ahora en donde las relaciones con los demás han dado un giro de 180° con las redes sociales. Sabes que más de hablar de recetas de relaciones humanas comparto experiencias que pueden servirte como referente cuando te veas en esta situación. Comento que no he estado exento en tener malos entendidos con personas y reflexionando mi actuar en esa situación he aprendido tanto, espero que tu también reflexiones de esas situaciones en las que las cosas se ponen mal con otra persona, pero bueno, es parte del aprendizaje y del crecimiento. Saludos