martes, 25 de marzo de 2014

Tu oportunidad es ¡Hoy!

Preludio

Nos hemos convertido en seres tan complicados, que creemos que las cosas sencillas no tienen nada que ofrecernos.

Despegue

A lo largo de este viaje y aventura que es la psicología, he venido escuchando de diversas voces tanto de jóvenes como de adultos, de las oportunidades que se han presentado en su vida. Me han  compartido como ven llegar estas anheladas oportunidades y por diversas razones no las han aprovechado, muchas veces es por miedo, por indecisión, por exceso de análisis y reflexión, entre otras cosas.

Las personas ven como esas oportunidades por las cuales estuvieron luchando buena parte de su vida se les escapan de las manos, se les escurre entre los dedos, dejado así un vacío, un hueco existencial y por lo tanto, aparecen la frustración, la baja autoestima, la angustia, etc.

Y habrá que esperar otra oportunidad, otro momento, otra circunstancia para entonces sí ir por ella. Es en esta parte en donde yo difiero, puesto que hay muchas personas que mencionan que cada uno de nosotros construimos nuestras oportunidades. Pero poniéndome en un plan radical, la única oportunidad que tenemos es hoy. Muchos hacemos planes a corto, mediano y largo plazo y eso está bien, porque trazas un objetivo, una meta, un rumbo. Aquí lo que veo es que perdemos algo muy importante y esto importante es el presente. Estamos tan ocupados por pensar, actuar y visualizar lo que está por venir, por lo tanto, perdemos el presente, ya que nos enfocamos mucho en el futuro, en construir algo para que el día de mañana cuando alcancemos este futuro que estamos construyendo, nos olvidamos de vivir el presente. Si a eso le agregamos que algunos vivimos del pasado, pues entonces las cosas se vuelven más complejas y por estar rumiando el pasado y actuando para el futuro, se nos olvida vivir el presente.


Es este presente en donde debemos de enfocarnos y  ver las oportunidades que se nos presenta el día de hoy. Puesto que hay una diversidad de oportunidades que se nos presentan el día de hoy y que nosotros estamos más preocupados por lo que pasó el día de ayer o lo que pasará mañana. Dejamos pues de lado esta oportunidad que se nos presenta ¡el día de hoy!

Hoy es hoy, no hay mañana, y aunque lo primero suene a redundancia y parezca tan simple, pero recuerden lo que mencionaba al inicio de este artículo, los seres humanos hemos perdido esta capacidad de disfrutar las cosas simples, sencillas, ya que nos han venido educando a que las cosas deben de ser difíciles para que sean válidas, verdaderas, fructíferas, productivas y todos los adjetivos que les deseemos poner. Nos han inculcado, pero sobre todo, nosotros la hemos comprado, esta idea de que las cosas sencillas no pueden ofrecernos nada y ¡Claro que no es así! Son las cosas sencillas las que ofrecen muchas cosas, más que las complejas me atrevería a decir.

Ojo con esto, no estoy diciendo o sugiriendo que boten sus planes, que no hagan proyectos a corto y largo plazo, no es lo que propongo, les propongo que aprovechen la oportunidad que llega con el día de hoy y si están pensando en cuál es…¡Acertaron! Vivir, vivir el día de hoy es nuestra mayor oportunidad, de nada valen los planes si no vives, no habrá metas realizadas a mediano o largo plazo si mueres, así que debemos de enfocarnos en aprovechar esta oportunidad al máximo.

Es en este día y no en otro lo que puedas lograr y alcanzar, lo que hagas y dejes de hacer, ¿traerá resultados y consecuencias? ¡Por supuesto! Esas las veras mañana, de momento solo tenemos el hoy, mañana, mañana será otro día, otro momento, otra oportunidad.

Aplica te

¡Haz que las cosas sucedan! Que las cosas pasen, y para eso sólo tienes una oportunidad el día de hoy. ¿Preocupado porque dejaste pasar oportunidades? ¿Qué las oportunidades no regresan jamás? ¡Mentira! Mientras vivas, mientras estés en el HOY,  entonces tienes una oportunidad.


Lo que hagas o dejes de hacer hoy depende de ti, el tiempo no cura nada, el tiempo no da la razón, el tiempo sólo lo inventamos para medir el día, la razón, la cura, lo que hagas, lo que hacemos, depende de mí, de ti, de nosotros. Y HOY, sólo HOY y sólo por HOY tenemos esa oportunidad.