domingo, 5 de octubre de 2014

¡A salir de las trincheras Ya!

Preludio
Nada grande se ha hecho en el mundo sin pasión –gracias Hegel-


Despegue

Dadas las cada día más deplorables condiciones que vivimos como sociedad, al menos en Méjico, aunque cuando veo o escucho los noticieros considero que hay una descomposición social muy fuerte.

Constantemente veo a muchas personas decir: “el cambio está en ti” y honestamente, la siento una frase hueca, vacía y si me lo permiten hasta conformista. ¿Conformista? Para mí si lo es, y lo es porque evidentemente cada uno de nosotros puede cambiar, pero hay otros que no se dejan, que no les interesa o que les da flojera, ¿pero entonces? ¿Obligarlos?  ¿Exigirles?...

Mi respuesta sería  ¿Y por qué no? Vamos por partes dijo el carnicero –saludos tío Fernando, con tus palabras me impulsaste a ser – Que tu cambies no es tan fácil hay que dejar de lado el confort, ese conformismo tan dulce, tan seductor. Hay que dejar atrás viejos hábitos, adquirir nuevos, cambiar tu estilo de vida, dejar de ver problemas y ahora verlos como retos, dejar de ver la paja en el ojo ajeno y darnos cuenta de la viga que cargamos.

¡No, efectivamente no es fácil! Porque requiere de un gran esfuerzo dijo el comercial de la extinta C.F.E. Esfuerzo que no muchos están dispuestos a realizar, pero los que ya lo realizamos, con mucho esfuerzo, con mucho sudor y fuerza de voluntad, no podemos esperar a que las demás personas cambien, porque lo más probable es que tengamos que esperar sentados, si es que no llega primero la muerte.


O les propongo algo, dejemos que nuestra imaginación vuele, subámonos en el barco de la Historia y dejemos que nos lleve al momento de Independencia, ese momento en que “un loco” o varios locos, soñaron con ver a su país libre, independiente, tomando sus propias decisiones sin tener que consultar al dominante, a la Corona Imperial. No voy a narrar cada hecho, mejor, los invito a que le piensen…¿Qué hubiera pasado con Miguel Hidalgo y Costilla si hubiera decidido esperar a que el cambio se diera en los nativos mejicanos? ¿Se imaginan a Nelson Mandela esperando a que la gente cambiara? ¡Tal vez hubiera muerto en la celda! O se imaginan a los revolucionarios franceses que tuvieran que estar sentados para esperar el levantamiento del pueblo y la tan afamada toma de la bastilla? Habrían muerto esperando a que todos cambiaran, casi se los puedo asegurar.
 Por lo tanto, debemos de salir de la trinchera, aquellos que sentimos que ya hicimos el cambio en nosotros, ahora debemos de salir y no esperar a que los demás cambien, más cuando sabemos que muchos esperan quien los motive, los anime o en el peor de los casos y como dijo mi abuelo Alberto Rubio gran ferrocarrilero “hay gente que necesita y les gusta ser arriada”

Aplica te.

Entonces ahí está nuestra tarea, no podemos quedarnos en nuestras trincheras y esperar, tenemos que salir, nos urge salir y exigir que los demás den el cambio, porque el día de mañana nuestros hijos crecerán y necesitan personas que ya estén en el cambio o al menos en el proceso y no gente estática, gente conformista, gente que esté solamente ahí viendo pasar la vida, o te pregunto:
1.       ¿Quieres un maestro estático para tu hijo?
2.       ¿Estás dispuesto a que nos gobiernen los mismos que solo buscan pasar de un puesto a otro?
3.       ¿Vas a tolerar al mismo funcionario público que no busca alternativas de solución?
4.       ¿Estás dispuesto a pedir un cambio en las personas que no lo han dado y /o en el mejor de los casos, pedirles que se hagan a un lado?
5.       ¿Seguirás tolerando el mal trato y deficiencias de las personas que no quieren cambiar?


Si estás conmigo ¡¡Salgamos de las trincheras, ya!!