jueves, 24 de diciembre de 2015

¡Lección aprendida!

Preludio

Siempre he dicho que las cosas pasan por algo y a nosotros nos toca encontrar la enseñanza de esto.

Despegue

Esta época del año siempre se presta a la reflexión, buscamos un momento para hacer un recuento de lo que hicimos o dejamos de hacer  en este año que se está acabando.

Resultado de imagen para estrella de belenNo dudo que haya objetivos que se quedaron sin cristalizar, metas que se fueron alejando cada mes, cada día de este año. Pero hubo otros triunfos logrados, éxitos en las situaciones que salieron de improvisto, mostrando fortaleza e inteligencia, en otras ocasiones, mostramos el temple del que estamos hechos. No dudo que al menos hubo una situación que nos haya hecho tambalear, dudar hasta de nosotros mismos. Esa ocasión, en que la desesperación fue tanta que quisimos correr e irnos lejos. Pero nos quedamos, firmes, aguantando las embestidas de la vida, para aun así, maltrechos, salir victoriosos.


Este año ha traído grandes enseñanzas para mí. Una de ellas fue el de valorar nuevamente los momentos, en cualquiera de sus tipos. Puesto que la rutina tiende a seducirnos y envolvernos con su cotidianidad fui dejando de lado el disfrutar el aquí y el ahora. Pensando constantemente en el futuro, elaborando proyecciones y llenando un sinfín de formatos pasaba mi existencia, puedo decir que más que comer, tragaba, un bocado cuatro o cinco masticadas, pasar el alimento y así, nuevamente. Todo para que no estar perdiendo el tiempo comiendo.

Para mi buena suerte, la vida me enseñó, que hay que apreciar y atesorar cada momento y como yo me resistía en aprender la lección. ¡Tómala, que me da una sacudida! Y ahora sí, ¡lección aprendida!

Es mi deseo, que no esperes a que la vida te enseñe de la forma más extrema que debes de valorar y vivir el momento, aunque también déjame decirte que en ocasiones lo necesitamos.

Aplica te


A pocas horas de festejar los dos mil quince años del nacimiento en Nazareth del Filósofo del Amor, mi deseo para ti es que utilices el Amor como una fuerza impulsora para seguir avanzando, no importa que aún no llegues a tu destino, lo importante es seguir caminando. Y que el próximo año, traiga para ti toda la paz, la alegría, la sabiduría y abundancia. Mis más sinceros deseos: ¡Feliz Navidad y un Muy Próspero Año 2016! Felicidades. 

Resultado de imagen para felices fiestas